El amor de una madre

El amor de una madre que desea con el alma a su hijo es irrompible y cruza las barreras de lo imposible.

Que amor tan bello!

Historia de madre coraje mexicana conmueve Estados Unidos

WASHINGTON DC, 27 Sep. 06 (ACI).-

Una bebé de padres mexicanos se ha convertido en el centro de atención de Phoenix y recibe a diario hermosos regalos de gente que tal vez nunca conozca. Hace casi dos meses, su madre, Verónica Celis, fue declarada con muerte cerebral. Los médicos la mantuvieron conectada a un respirador artificial hasta el domingo pasado, cuando nació la bebé que esperaba y por la cual se negó a recibir un tratamiento que pudo prolongar su vida.

Verónica tenía 36 años de edad y tres hijos varones de 19, 13 y 10 años, siempre quiso una niña y con su esposo había considerado adoptar una.

Hace un tiempo le diagnosticaron cáncer de mamas, se sometió a un tratamiento y la enfermedad pareció replegarse. En junio pasado se confirmó que Verónica tenía cáncer nuevamente y además que estaba embarazada de la niña que siempre quiso.

“Pocas semanas después que descubrimos el cáncer, ella dijo que ‘Si me muero, cuida del bebé’. Me asustó mucho”, recuerda Aarón, su esposo desde hace 21 años, en declaraciones al diario Yuma Sun de Arizona.

“Estaba contrariada, pero siempre confió más en Dios que yo. Me pedía que no me abatiera: ‘Vamos a estar bien. Tienes que ser más firme’”, recordó.

Cuando los médicos le sugirieron abortar, la pareja consideró la propuesta pero Verónica cambió de idea.

“Un día después ella dijo ‘No. Dios me ha dado esto y Él sabe por qué’”, señaló Aaron. En julio, el cáncer ya estaba en los huesos, el dolor era muy intenso y el desenlace era inminente. Debió ser trasladada de Yuma al Centro Médico Banner Good Samaritan de Phoenix.

Pronto cayó en coma y el 7 de agosto los médicos declararon su muerte cerebral.

Aarón decidió cumplir la promesa que hizo a su esposa y aceptó mantenerla conectada al respirador hasta que su hija pudiera nacer. Aunque los médicos querían prolongar el embarazo hasta mediados de octubre, una fuerte infección atacó el cuerpo de Verónica y debió adelantarse el parto.

El domingo, Aarón recibió a su hija (ver foto) y un día después retiraron los equipos del cuerpo de Verónica. La bebé nació con 30 semanas de gestación y pesó poco más de un kilo. Fue bautizada como Verónica Destiny en homenaje a su mamá. Aunque su estado es delicado, los médicos confían en que salga adelante.

4 comentarios :

susana dijo...

que increible es el amor de madre, se ve mejor tu blog en firefox

Oswaldo Aiffil dijo...

Esta historia me llegó!! Las cosas que hace el amor de madre. increíble. Dios le de salud a esa bebecita! Gracias Curio por compartir tan bonita historia...besos!

Khabiria dijo...

Esta historia me ha hecho llorar, creo que ando medio sensible....no se si el destino es injusto, no se si Dios tiene un plan con todo, me parece demasiado triste...es una muestra de la entereza de las mujeres...
Un abrazo entristecido :-(

ojitos dijo...

Me ha encantado tu blog al igual que la historia!

Publicidad