El Sentido de la Vida. Parte II

El 27 de Agosto escribí los pensamientos que más me gustaron de este libro ( El Sentido de la Vida del Padre Ignacio Larrañaga) aquí

Tal como prometí ese día, aquí les dejo los pensamientos que faltaban y que más me gustaron hasta el fin de año.

  • Todo lo visible y temporal está sujeto a un cambio incesante. Todo fluye y se diluye. Todo pasa por un perpetuo movimiento; su esencia es moverse, pasar. Todo aparece y desaparece, nace y muere. Hoy abrimos el periódico y quedamos conmovidos por tan espeluznantes noticias. Abrimos mañana el periódico, y otras noticias más pavorosas todavía. Y así la historia marcha airosa en la rueda voltaria del tiempo. Ya lo dijo Heráclito: "Nunca podrán bañarse dos veces en un mismo río, porque las aguas en que hoy se bañaron ya se fueron; y nunca volverán".
  • Mira a tu pasado con mirada complaciente. Contémplalo todo sin hostilidad. Lo que sucedió en la primavera de tu infancia, en los años procelosos de tu juventud, los primeros desengaños que te dolieron tanto, o aquel fracaso, aquella decisión injusta y arbitraria que tomaron sobre tu persona, aquella crisis, aquel hecho que nunca quisieras recordar, aquellas personas que influyeron en ti tan negativamente, aquella lamentable equivocación...Pero no te olvides que también hubo prodigios y maravillas en tus días. ¡Todo está consumado! Acèptalo todo agradecido; asume en paz cuanto Dios permitió, y deposita en sus manos la hermosa ofrenda de tu vida.
  • Somos así: unas pocas seguridades y una montaña de inseguridades. Por la mañana vemos claro, al mediodía dudamos y por la tarde está oscuro. Un año nos adherimos a una causa, y otro año, decepcionados, desertamos de la misma.
  • Persona adaptada es aquella que consigue ser ella misma en medio de individualidades diferentes, sin entrar en choque cuando los demás se esfuezan por ser ellos mismos; en suma, adaptada es aquella persona que se desenvuelve armoniosamente en su medio ambiente. Adaptarse es un lento y progresivo crecimiento hacia una coherencia entre el sentir, pensar, hablar y actuar.
  • El resentimiento sólo destruye al resentido. El perdón beneficia, sobre todo, al que perdona.
  • La tragedia es estar juntos, pero distantes; juntos, pero ausentes.
  • Persona madura es aquella que no domina ni se deja dominar.
  • Yo me encuentro frente a otra persona. Colocamos en medio de los dos un reloj despertador. Los dos vemos el mismo reloj. Sin embargo, el reloj (la parte del reloj) que ella ve es diferente, y hasta contraria de la que yo veo, a pesar de tratarse del mismo reloj. Cada persona contempla las cosas y los sucesos desde la propia perspectiva. Por eso, nuestra percepción personal es necesariamente parcial, y nos enriquecemos con la percepción, también limitada, de los demás. Captamos la verdad necesariamente incompleta. Yo necesito de tu visión, y tú necesitas de mi visión. Nos necesitamos y nos complementamos. He aquí el fundamento del diálogo.
  • El verdadero diálogo desenlaza los nudos, disipa las suspicacias, abre las puertas, soluciona los conflictos, madura la persona; es vínculo de unidad, y alma y madre de la comunidad ( y el matrimonio).
  • Un individuo, cuando percibe que todos a su derredor, están "ausentes", que nadie está con él, nadie lo quiere, por un instinto reactivo de defensa, este individuo se repliega en sus regiones interiores envuelto en un manto de resentimiento, y se encierra en la noche fría de la solitariedad. Ahora bien, esta fría soledad interior es el clima ideal para contraer todas las "enfermedades" del espíritu, como la frustación, el rencor...,y a modo de compensación, reacciona molestando a todo el mundo. Como se ve, la consecuencia inmediata de una frustración es la violencia, violencia compensadora. No aman porque no se sienten amados. Molestan a todos porque se sienten frustrados, sienten vacío afectivo y soledad existencial. He aquí la breve historia de las personas difíciles y resentidas que, con frecuencia, hallamos en la familia y en la sociedad. Sólo el amor redime y sana.
  • Las cosas de la vida viviendolas se entienden. Sólo se sabe lo que se vive.
  • Contra todos los sueños de onnipotencia, fósiles de la infancia, encontrarás con tanta limitación todas sus latitudes. Saca energías de tus pozos interiores; y si algo puedes alterar, sé generoso y supera tus propias medidas y las del mundo. Pero, en la marcha de tu vida, no permitas que ninguna frontera absoluta te irrite o te deprima. Vence todos los imposibles, aceptándolos con paz. Ponte en las manos del Padre; y el àrbol de la paz crecerá en tu huerto y cubrirá todo con las sombras de la paz.
  • Frecuentemente, nosotros vivimos tratando de retener lo que se nos escapa, deseando aquello que nos falta y echando de menos lo que no tenemos. Vivimos en un pasado que ya no existe y en un porvenir que todavía no ha llegado, lleno de inquietas nostalgias y engañosos espejismos, olvidándonos de que sólo el hoy y ahora son el tiempo de Dios, grávido de posibilidades.
  • He aquí la tragedia: la fuga: todo se le escaoa al hombre, todo se le escurre de entre las manos. Su mayor desdicha consiste en no poder retener lo que en este momento tiene. Lo que el hombre ya posee quiere retenerlo. ¿Alcanzó la gloria? Quiere retenerla. ¿Tiene belleza? Quiere retenerla. ¿Posee la vida? Quiere retenerla. Pero resulta que el hombre está sometido a estas tres temibles leyes: la ley del desgate, la ley del olvido y la ley de la muerte. A esos océanos se le escapan la gloria, la belleza, la salud, la vida. Todo se le deshace, todo se le desgasta, todo se desvanece; en suma, todo se le va, y nada puede retener. He aquí su desdicha. La lucha del hombre por retener es una lucha estéril; es equivalente al intento de querer atrapar con las dos manos el humo, la sombra, el viento...Todo se le va en una incesante fuga, como las aves emigrantes, como los vientos que pasan por nuestra comarca, como las naves que surcan los mares, como las nubes arrastradas pr el viento, como el humo que se diluye, como la sombre que huye...
  • Señor, cuando aparezca la tensión, dame la humildad para no querer imponer mi verdad atacando la verdad del hermano; de saber callar en el momento oportuno; de saber esperar a que el otro acabe de expresar por completo su verdad.
  • El Señor será el vencedor de la soledad y el liberador de las angustias en la medida que sea el Dios viviente en el fondo de la interioridad.
  • Cuando las interioridades están enlazadas, la palabra es puente por donde van y vienen los corazones. Cuando los corazones están incomunicados, la misma palabra es muralla de mayor separación.
  • La enfermedad universal de la humanidad, desde siempre y para siempre, es el vació afectivo, la soledad existencial.
  • Dame la sensatez para reconocer que también yo puedo estar equivocado en algún aspecto de la verdad, y para dejarme enriquecer con la verdad de otro. Dame, en fin, la generosidad para pensar que también el otro busca honestamente la verdad, y para mirar sin prejuicios y con benevolencia las opiniones ajenas.
  • Uno de los síntomas más seguros de madurez humana es la capacidad de guardar en silencio las confidencias que se reciben o las pequeñas irregularidades humanas que se observan.
  • Señor Jesús, todas nuestras voces se agolpan a tus puertas. Nuestras olas mueren en tus playas. Nuestros vientos duermen en tus horizontes. Los deseos más recónditos, sin saberlo, te reclaman y te invocan. Los anhelos más profundos te buscan impacientemente.
  • Yo sé que la aurora volverá y me consolarás de nuevo como una madre consuela a su niño pequeño, y ríos de consolación correrán por mis venas; y habrá de nuevo espigas y estrellas; el día se henchirá de alegría y la noche de canciones, y mi alma cantará eternamente tu misericordia porque me has consolado.
  • En las castillos levantados sobre dinero, poder y gloria no puede entrar Dios. Cuando todo resulta bien en la vida, el hombre tiende insensiblemente a centrarse sobre sí mismo, gran desgracia porque de él se apodera el miedo de perderlo todo, y vive ansioso, y se siente infeliz. Para el hombre, la desinstalación es, justamente, su salvación.
  • Dame la sabiduría para comprender que ningún ser humano es capaz de captar enteramente la verdad toda, y que no existe error o desatino que no tenga alguna parte de verdad.
  • Si amáis tan sólo a los que os aman, ¿cuál es vuestro mérito? Si queréis convivir tan sólo con los que son de vuestro agrado, ¿en qué está la novedad? Si sóis cariñosos y saludáis tan sólo a vuestros parientes y amigos ¿en qué os diferenciáis de los demás? Hasta los ateos proceden así.
  • ¿Queréis saber quién es el más grande? Los hombres de este mundo, dijo Jesús, para afirmar su autoridad, dan golpes de fuerza, ponen los pies sobre la cabeza de sus súbditos y los oprimen con la fuerza bruta. Así se sienten superiores. No así vosotros. Si alguno de vosotros quiere ser grande, hágase como el que está a los pies de los demás, para lavarles los pies y servirlos a a mesa.
  • No se vence el sufrimiento lamentándolo, combatiéndolo o resistiéndolo, sino asumiéndolo.
  • Las características de los impulsos espontáneos son la sorpresa y la violencia. Cuando estamos descuidados, somos capaces de cualquier barbaridad de la que nos arrepentimos a los pocos minutos. Y decimos: ¡qué horror! ¿Qué hice? Pero ya está hecho. Con una arranque agitado somos capaces de arruinar en pocos minutos la unidad matrimonial o fraterna que habíamos forjado dificultosamente durante tanto tiempo. Es preciso vivir alerta sobre nuestros impulsos espontáneos.
  • Se sufre mucho porque se resiste mucho, comenzando por detalles exteriores como medidas anatómicas, color, peso...No me gustan esta nariz, estas manos, estos ojos...Si algo de mi persona me avergüenza, me convierto en mi propio enemigo, estoy en guerra conmigo mismo. ¿Puedes alterar algo de eso? Hazlo. Si no puedes cambiar, ¿qué consigues avergonzándote, acomplejándote? Estás castigándote. Acèptalo.
  • Señor, enséñame a ser generoso, a dar sin calcular, a devolver bien por mal, a servir sin esperar recompensa, a acercarme al que menos me agrada, a hacer el bien al que nada puede retribuirme, a amar siempre gratuitamente, a trabajar sin preocuparme del reposo.
  • Los años vuelan. La fiesta de ayer es un mero recuerdo. La juventud se nos fue como un meteoro y nunca volverá. Se aproxima el ocaso, y pronto se apagará el fuergo. Todo es irreversible.
  • Oh Dios, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; la valentía para cambiar las cosas que puedo; y la sabiduría para discernir la diferencia entre ambas.
  • Acepta con paz el hecho de que los ideales sean siempre más altos que las realidades. Acepta con paz el saber que en cada empresa que acometes al final vas a encontrarte casi siempre con un pequeño regusto a frustración. Acepta con paz tu deeso de agradar a todos y no poder; el deseo vehemente de llegar a una profunda intimidad con Dios y que el camino sea tan lento y difiícil.

7 comentarios :

Álvaro dijo...

Hay mucha sabiduría en estas palabras. Gracias por compartirlas con nosotros

Anónimo dijo...

Como dice algo esas palabras tienen muchísima sabiduría eh, se ve que es un hombre que piensa y sobre todo, observa.

Me gustaron mucho todos, hubo uno que me pareció interesantísimo, lo malo es que es largo y tu blog no me permite hacer copy&paste jeje

Por cierto Curiosa, yo utilizo Firefox y mi blog se ve bien. También en Internet Explorer se ve bien. Quizás pienses que como el menú está en la parte inferior del blog eso está malo jejeje, pero es así tranquila! ¿o es alguna otra cosa?.

Saluditos!!

Curiosa dijo...

Alla voy Salvaaaaa

Anónimo dijo...

Curiosa es el puntico nro. 14, si no conté mal!

Ay Curiosa muchas gracias por hacerme el favor de dejarmelo, por cierto, me tienes que decir como ahces eso apra que no hagan copy&paste :-p

Muchas gracias!

Bexza dijo...

Hola chamaca, vine a curiosear y me voy cargada de reflexiones hermosas...Gracias por tan bello post...
Espero volver pronto...dejo mis saludos violetas...

GuillermoJB2000 dijo...

Miss Curiosa:
¡Veo con mucho placer que incluiste la continuaciòn de las "reflexiones". Las cuales son muy oportunas! para los tiempos que estamos viviendo. La verdad que pensamientos de ese tipo nos dan pauta para reflexionar y para "curiosear" sobre nuestras actitudes y comportamientos.
Gracias por la lectura y por haber terminado una "tarea" que tenias pendiente.
Seguimos "curioseandonos".
Cambio y fuera
Atte. GuillermOJB2000

Curiosa dijo...

Gracias Bexza ;)
Guillermo, ciertamente tenia eso pendiente. Gracias por recordarmelo y que bueno que siempre los disfrutes.
Cambio y fuera jeje ;)

Publicidad