* Manual de conservar caminos

1] Al principio del camino hay una encrucijada. Allí puedes pararte a pensar en la dirección que vas a tomar. Pero no te quedes demasiado tiempo, o nunca saldrás de ese lugar. Hazte la clásica pregunta de Castaneda: ¿cuál de estos caminos tiene un corazón? Reflexiona lo necesario sobre las opciones que tienes delante, pero una vez que des el primer paso, olvídate definitivamente de la encrucijada, pues en caso contrario nunca dejarás de torturarte con la inútil pregunta: “¿El camino que elegí era el correcto?” Si prestaste oídos a tu corazón antes de ponerte en movimiento, escogiste sin duda el buen camino.

2] El camino no dura para siempre. Es una bendición recorrerlo durante algún tiempo, pero un día terminará, y por eso debes estar siempre listo para despedirte en cualquier punto. Por mucho que te deslumbren determinados paisajes, o te asusten ciertos trechos donde hay que esforzarse especialmente para seguir en pie, no te aferres a nada. Ni a los momentos de euforia, ni a los interminables días en los que todo parece difícil, y el progreso es lento. Más tarde o más temprano llegará un ángel, y tu jornada habrá llegado a su término. No lo olvides.

3] Honra tu camino. Fue tu elección, fue decisión tuya, y en la misma medida en que tú respetas el suelo que pisas, este mismo suelo respetará tus pies. Haz siempre lo más adecuado para conservar y mantener tu camino, y él hará lo mismo por ti.

4] Equípate bien. Lleva un rastrillo, una pala, una navaja. Entiende que para las hojas secas las navajas son inútiles, y que para la hierbas muy enraizadas los rastrillos son inútiles. Conoce siempre qué herramienta hay que emplear en cada momento. Y cuida de ellas, porque son tus mayores aliadas.

5] El camino va hacia delante y hacia atrás. A veces es necesario volver porque se perdió algo, o porque un mensaje que debía haber sido entregado se quedó olvidado en un bolsillo. Un camino bien cuidado permite que puedas volver atrás sin grandes problemas.

6] Cuida del camino antes de cuidar de lo que está a su alrededor: atención y concentración son fundamentales. No dejes que las hojas secas del borde del camino te distraigan, ni que la manera como los otros cuidan sus propios caminos desvíe tu atención. Usa la energía para cuidar y conservar el suelo que recibe tus pasos.

7] Ten paciencia. A veces es necesario repetir las mismas tareas, como arrancar las malas hierbas o cubrir los agujeros que surgieron tras una lluvia inesperada. Que esto no te enfurezca, pues forma parte del viaje. A pesar del cansancio, y a pesar de las tareas repetitivas, ten paciencia.

8] Los caminos se cruzan: las personas pueden explicar el tiempo que hace. Escucha los consejos, pero toma después tus propias decisiones. Tú eres el único responsable del camino que te fue confiado.

9] La naturaleza sigue sus propias reglas: por lo tanto, tienes que estar preparado para los súbitos cambios del otoño, para el hielo resbaladizo del invierno, para las tentaciones de las flores en primavera, y para la sed y las lluvias del verano. En cada estación, aprovecha lo mejor que te ofrezca, y no te quejes de sus particularidades.

10] Haz de tu camino un espejo de ti mismo: no te dejes influir en absoluto por la manera como los demás cuidan de sus caminos. Tú tienes un alma que escuchar, y los pájaros transmitirán lo que tu alma quiere decir. Que tus historias sean bellas y agraden a todo lo que tienes en torno. Sobre todo, que las historias que cuente tu alma durante la jornada se reflejen en cada segundo del recorrido.

11] Ama tu camino: sin este principio, nada tiene sentido.

Blog de Paulo Coelho-Guerrero de la Luz

10 comentarios :

GERARDO dijo...

Hilando pensamientos absorbo de la arena la sal que del oleaje dejó tu alma buena.

Recibe un beso en tu alma.

J-oda dijo...

La de la paciencia es mi punto a manejar con dedos de seda...

Gracias Curiosa. Tu y Paulo hacen buena combinación...

El Trimardito dijo...

Muy bonito Curiosa, destacando como siempre para llegar al corazon de tus fieles lectores.

Saludos!!

Bexza dijo...

Apareci...llegue... te extrañe jejeje...
Chama que belleza de post, que mensajes tan utiles...muy bueno, me gusto muchiiitiiimooo...
Besos violetas y mil gracias por la visita... ah y no SEA-PENE...jajaja

El Buhonero Venezolano dijo...

No soy muy de leerlo, hay un algo en el q no termina para mi, pero te digo algo: Veronika decide morir es segun yo el pinaculo despues del alquimista... abrazos

barquisimetana dijo...

La verdad muy interesante este camino... Si todos transitaramos por él haríamos de nuestras vidas algo mas placentero...
Un Saludo

susana dijo...

buenos concejos

Curiosa dijo...

Gerardo, muy inspirador. Gracias
j-oda, que lindo eso que dices jeje.
Tri, ay gracias, me sonrojaste jeje :$
Bexza, aun con pena, pero gracias ;)
Buho, para mi son (y no en ese orden) El Zahir, El Alquimista, A Orillas del Rio Piedras me Senté y Lloré, Once Minutos y Verónika decide Morir. Uffff
Barquisimetana, eso es completamente cierto.
Susana, gracias a Paulo.

FroznBlue dijo...

No tienes idea de como me tocó esto querida mía... Creo que mi problema es que aún habiendo tomado el camino que mi corazón eligió latiendo más fuerte... Aún no me he decidido a dejar de voltear a mirar la encrucijada... Me has dado en el clavo... sin siquiera pensarlo. Un beso!

Carlos dijo...

Me parece muy buen artículo y bien expresado. Tal vez le interese el libro 36 ESTRATEGIAS CHINAS. Puede bajarlo desde
http://www.personal.able.es/cm.perez/36_estrategias_chinas.pdf

Describe estratagemas como "moverse sin ser visto en el mar a plena luz del día", "matar con una espada prestada" o "crear algo a partir de la nada". Cuando usted domine estas 36 estrategias, estará preparado para encontrar soluciones a cualquier tipo de problema y será capaz de adaptarse a toda clase de circunstancias.

Para mas información, y mas temas relacionados con la cultura china y japonesa:
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo

Publicidad