Cómo capturar puercos salvajes




Había un profesor de química en una gran escuela con alumnos de intercambio venezolano en su clase. Un día, mientras los estudiantes estaban en el laboratorio, el profesor observó a un joven que de forma constante se rascaba la espalda y se estiraba como si le doliese. El profesor le preguntó cuál era su problema. El alumno respondió que tenía una bala metida en la espalda debido a que recibió un disparo mientras luchaba en contra de los comunistas en su país de origen los cuales estaban tratando de derrumbar su gobierno e instaurar un nuevo régimen, un "otro mundo posible". A la mitad de la historia el alumno miro al profesor y le hizo una pregunta:

"¿Usted sabe cómo se capturan puercos salvajes?". El profesor creyó que era un chiste y esperaba una respuesta divertida.

  
El joven respondió que no era un chiste. "Usted captura puercos salvajes encontrando un sitio adecuado en la floresta y tirando un poco de maíz en el piso. Los puercos vienen diariamente a comer el maíz gratis. Cuando se acostumbran a venir diariamente, usted construye una cerca de un costado del sitio en donde ellos se acostumbraron a venir. Cuando se acostumbran a la cerca, ellos regresan a comer el maíz y usted construye otro lado de la cerca. Ellos vuelven a acostumbrase y regresan a comer.

Usted va poco a poco hasta instalar los cuatro costados del cercado alrededor de los puercos, al final instala una puerta en el último lado. Los puercos ya estarán acostumbrados al maíz fácil y a las cercas, comienzan a venir solos por la entrada. Es ahí cuando usted cierra el portón y captura a todo el grupo". "Así de simple, en un segundo, los puercos pierden su libertad. Ellos empiezan a correr en círculos dentro de la cerca, pero ya están sometidos. Luego, empiezan a comer el maíz fácil y gratis. Se quedan tan acostumbrados a eso que se olvidan como cazar por si mismos, y por eso aceptan la esclavitud".  

El joven comentó con el profesor que era exactamente eso lo que él veía suceder en Venezuela. El gobierno los estaba empujando hacia el comunismo y el socialismo tirando maíz gratis disfrazado de programas de ayuda de dinero, misiones, planes, impuestos diversos, leyes de "protección", subsidio para cualquier cosa, expropiaciones indebidas, programas de "bienestar social", médicos cubanos y medicinas "gratis",  nuevas leyes inconsecuentes, etc., todo a costilla del sacrificio de la libertad, migaja a migaja.  

Debemos siempre recordarnos que "No existe comida gratis" y además que "No es posible que alguien preste un servicio mas barato que el que uno mismo hace".


 

9 comentarios :

Siry dijo...

Espectacular

Deya dijo...

WoW!!! Demasiado bueno.
Me dejaste perpleja con este post.
Tanta verdad en ese cuento de los cochinos. Que tristeza!

Ricky del Norte dijo...

Wuau!!!, que historia tan profunda, y muy similar a la realidad.
Saludos.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Tu post me dejó pensando mucho.
Es muy cierta la verdad que encierra.

Nosotros los seres humanos somos muchas veces como esos cerdos. Nos vamos acostumbrando a las cosas y las vemos como normales, y no vemos mas alla de "el maiz", sin darnos cuenta el plan que se está trazando a nuestro alrededor.

Lycette Scott dijo...

Un excelente post con una conclusión sumamente contuntente mi amiga

Guardafaro dijo...

a ese cuento, en otros tiempo le habría llamado la parábola de los cochinos que comen maíz gratis.

dK dijo...

Eso del maíz gratis es un mal que ocurren en todos lados, un amigo me decía que nuestra gente se sienta a esperar a que el gobierno les resuelva la vida...

un saludo

.

Jeanfreddy El Irresponsable dijo...

Se te lee mucho, amiga Curiosa. Tus posts son excelentes para pensar y reflexionar. No te detengas.

La LLama Violeta dijo...

amiga de mi corazon... tengo este post en borrador para sacarlo a mi regreso... lo recibi en un correito y me gusto...

te pido permiso, ya q tu lo publicaste primero... puedo? lo publico?

Publicidad