¿Vale la pena?

Por Víctor del Rosal Ahumada.

"No existen palabras que puedan describir esta tragedia", expresó el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, al llegar a la escena del crimen donde, este 27 de enero, un padre de familia despedido de su trabajo mató a su esposa, a sus cinco hijos, para luego suicidarse. El Señor y la Señora Lupoe fueron despedidos del hospital donde laboraban por haber falsificado información sobre su situación económica.

Ervin Lupoe, padre de familia, autor de esta masacre, dejó una nota, explicando sus motivos. Culpó a su ex-empleador por orillarlos al monstruoso plan de asesinato y suicidio.

"Después de tan tremenda (situación) mi esposa y yo pensamos que es mejor terminar nuestras vidas y por qué dejar a nuestros niños en las manos de extraños. Además parece que (nuestro empleador) quiere que nos matemos y nos llevemos a nuestra familia con nosotros", agrega.

La llamada tragedia de Wilmington es quizá el símbolo más grotesco y aberrante de la desesperanza de una crisis financiera global. "Cualquiera que sea la causa de desesperación que dispare esta violencia, hay ayuda allá afuera", estresa el alcalde de Los Angeles.

* * *

Cuando la actividad económica iniciaba siglos atrás nos limitábamos al trueque de bienes y servicios para satisfacer las necesidades básicas, logrando progresivamente una mayor especialización. Por lo general, cada quien se dedicaba a un oficio y se convertía en experto, ya sea tallando una mesa, tejiendo un abrigo, produciendo leche, construyendo una vivienda, etc.

El argumento clave de dicha especialización es que si todos nos dedicáramos a todo, sería imposible un cierto progreso; el mundo moderno como lo conocemos no existiría.

Y para que funcione este sistema económico es preciso también un símbolo común que sirva para intercambiar los bienes de forma efectiva, sin tener que recurrir al trueque en todo momento. Ahí entró en juego la moneda, y con ello las bases de nuestra economía moderna.

Sin embargo, hemos llegado a un punto en nuestra civilización donde intercambiamos nuestro tiempo por este símbolo, el dinero, dejando poco tiempo libre para 'vivir', para disfrutar el fruto del trabajo.

En un principio vivíamos para subsistir, pasando largas horas sembrando, ordeñando, cazando, buscando protección ante las inclemencias del tiempo, es decir, había que trabajar duro para sobrevivir.

Pero, ¿hemos 'progresado' hacia algo mejor? Hoy pasamos largas horas ya no para comer y vestirnos de forma directa, sino para adquirir aquello que permite adquirir los mismos satisfactores, ¡y unas cuantas cosas más!, a cambio de nuestro tiempo.

Por si fuera poco, parecieria que cada vez es más difícil dedicarse a aquel oficio que no sólo traiga dinero a la mesa, sino satisfacción y orgullo.

¿Será que necesitamos regresar al modelo más sencillo, a aquella versión donde la vida es más 'humilde' pero quizá con más recompensas?

La tragedia de Wilmington expone no sólo las consecuencias de los extremos de la mentalidad de víctima, un hombre y una mujer que culpan a su empleador por su situación, sino que personifican a un mundo 'moderno' enfocado en el tener.

Resulta que la familia Lupoe tenía una de las casas más grandes en el barrio de Wilmington, a 40 kms. del centro de Los Angeles. ¿Pensarían que al perder sus trabajos ya no serían vistos con el mismo respeto, que ya no podrían sostener el mismo nivel de vida? Determinaron que, así, la vida ya no valía la pena.

El problema más grave de la tan sonada crisis, no es necesariamente la pérdida del nivel económico, sino la infección del alma y de la mente que convence a la persona que sin su dinero, ya no vale lo mismo.

¿Es posible comprar el respeto a uno mismo?, ¿necesitamos tantas 'cosas' y un determinado 'estilo de vida' para que valga la pena vivir?

8 comentarios :

GILBERTO dijo...

"...¿Será que necesitamos regresar al modelo más sencillo, a aquella versión donde la vida es más 'humilde' pero quizá con más recompensas?..." y yo en voto de pobreza. Desde mi perspectiva, es horroroso leer este artículo.

Si se puede estar en paz cuando no se tiene nada, te lo garantizo.

Un abrazo.

Waiting for Godot dijo...

Se puede salir de todo, de todo, lo unico que no tiene solucion es la muerte, de resto todo lo tiene, pero mucha gente no lo ve, no lo ve. Es triste, muy triste. Besos.

Carilisve dijo...

Asi están las cosas... Los mapas mentales de algunas personas están totalmente atrofiados.
Hasta en la crisis existen oportunidades...sino pregúntelen a Carlos Slim (el segundo hombre màs rico del planeta, según los entendidos), experto en sacar provecho de las peores crisis.
Buena entrada.
Saludos

Sir Nick... dijo...

Ya lo dijo el filosofo Diogenes "el cínico": Rico no es quien mas tiene sino quien menos necesita... y como lo concluiría Facundo Cabral: ...es decir "mano ocupada, mano perdida"... es decir: "El conquistador por cuidar su conquista se transforma en esclavo de lo que conquisto...", "la vida no consiste en acumular cosas, sino liberarte de cosas"

Capochoblog dijo...

Opino lo mismo que Wait, todo, absolutamente todo tiene arreglo... no entiendo porque la gente no lo ve, carajo!

(funciono!!! Thanks)

Besos.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Curio! Y la crisis apenas está asomando la nariz. Hoy leí que la Panasonic despedirá 15 mil empleados. En USA hubo 500 mil despedidos en enero de 2009, sin contar los de noviembre y diciembre. La gente no se imagina lo que significan 15 mil personas de una sola compañía sin percibir salario en una sociedad marcada por el consumo, un consumo que muchas veces no se puede evitar...no se puede evitar fácilmente pagar el colegio de los niños, el karate del niño, el mercado quincenal, el condominio del edificio donde vives, el mantenimiento o reparaciones del carro. Equivale a dejarlo todo e irse a vivir al campo, donde no sabes como sobrevivir, ni tus hijos, ni tu esposa, no perteneces a ese medio, te será dificil. Las soluciones son complejas, complejísimas. Y mientras nos debatimos en el mero hecho de la crisis (que no en las soluciones), la misma crece como bola de nieve, irreversiblemente. Tiempos malos Curiosa!

Mane dijo...

El hombre light, una vida sin valores. Por Enrique Rojas. Eso me proporciono, hace ya casi diez años, (la primera vez que lo lei) una respuesta a este tipo de acontencimientos. Que no son mas que una prueba viva del perfil caracteristico de este "hombre" tipico de fines de siglo XX y ppios del actual.
"El hombre light: un sujeto que lleva por bandera una tetralogia nihilista: hedonismo,-consumismo-permisividad-relatividad. Todos ellos enhebrados por el materialismo" y en este caso haciendo hincapié fundamentealmente en elconcepto de materialismo ya que pareciera ser, el reconocimiento social es tan importante cm los mimos ppios (completamente subordinado al primero) y que viene acompañado de ganar mucho dinero. Y el consumismo, la formula posmoderna de la libertad, segun el autor.
Y es cierto, pocos son los que se encuentran libres para decir que no son presas faciles de esta virulenta filosofía de vida que se ha propagado y ha hechado raices en nuestras vidas de forma 'aparentemente' irreversible.

Saludos.

Darkman529 dijo...

Bueno, tambien se nota que estas personas eran inestables emocianalmente, porque ok, perdieron sus trabajos y les tocaba enfrentar tiempos duros, pero eso pasa y luego se vuelve a tener estabilidad, no puedes suicidarte solo porque veas un panorama sombrio, por ejemplo hace 06 años mi familia paso por una crisis economica terrible, despues de haber disfrutado de un largo tiempo de abundancia, pero aprendimos de nuestro errores luchamos y surgimos, claro no estamos tan bien como en los viejos tiempos pero estamos en la lucha.

Publicidad