Divariando en una noche de sensaciones cruzadas.


Hoy se cumplen 15 días que el Grandote cayó nuevamente en cama con unos dolores terribles en su espalda. Muchos doctores, docenas de medicinas, 10 fisioterpias, 14 noches sin dormir fueron el detonante que nos llevó a sus papás y a mi (y obviamente a él) a traerlo ayer al Centro Médico para saber, de una vez por todas, cuál era la razón de ese dolor tan grande que no se quitaba con nada.

Hoy, luego de 2 días en emergencia, y a esta hora, entró en quirófano para quitar el fragmento de uno de sus discos en la S1 (columna) que le está literalemente "apuñalando" el nervio ciático y que lo ha tenído en vilo día y noche sin cesar.

El mismo neurocirujano nos explicó que no conocía a nadie que hubiera aguantado por 15 días un dolor tan brutal como ése...IMAGÍNENSE!.

El hecho es que, sigamos juntos o no después de esto, espero de corazón que este sea el comienzo de una nueva y mejor vida física para él. Que ya no tenga mas dolores y sea un hombre nuevo, reforzado, biónico.

A veces las actitudes de los enfermos nos enferman a los que estamos a su lado.

A veces esas mismas actitudes nos alejan, nos distancian, nos separan, pero queda la satisfación de haber ayudado día y noche a un ser querido, se haya dado cuenta o no.

Hoy es una noche de alegría porque su dolor va a llegar a su fin, y un poquito de tristeza porque no todo el mundo tiene la visión de darse cuenta de las personas que tienen a su alrededor, de su cariño, de su lealtad.

Un suspiro acompaña este post.

Una tranquilidad también, por su salud, por su bienestar!

1 comentarios :

Carilisve dijo...

Hola Curiosa.
Aunque sigo en mi retiro voluntario, pasé en vuelo rasante por la "blogósfera".
Espero que el grandote se recupere y que esa recuperación pase también, por ese reconocimiento.
Un beso amiga y espero verte por otras redes sociales.

Publicidad