Aquello de las competencias tontas en Twitter

Lo que me lleva a escribir hoy es algo que tengo varios días pensando acerca de Twitter, la gran importancia que ha tenido en Venezuela y lo que todo esto ha traído a colación.

En varias oportunidades he salido en reportajes de periódicos, como El Nacional y El Impulso, y otras tantas me han entrevistado por radio, como lo hicieron Ana Karina Villaba y Floralicia Anzola en sus respectivos programas (cosa que agradezco muchísimo y me honran), todo esto debido al auge que Twitter ha tenido en este año y su crecimiento a nivel personal y profesional.

A mi me han entrevistado tanto por estar entre las 100 primeras personas que tuvieron una cuenta de Twitter en Venezuela, como por ser una de las que más Twittea.

Me encanta Twitter pues ha traído a mi vida diversidad, cosas lindas y provechosas, aunque momentos amargos también.

Debo confesar que cuando entré a Twitter hace 3 años y 4 meses lo hice por curiosidad y sin buscar algo específico, pero todo eso ha cambiado desde hace 1 año, pues ahora busco información, actualidad, desestresarme, reírme y a su vez dar información que me parezca que puede interesar a otros, y ayudarlos también.

Este mismo blog ha sufrido un cambio drástico pues ha pasado de postear cosas personales (que aún hago) a ser una especie de humilde manual para los que comienzan en Twitter y sus herramientas. ¿Por qué el cambio? Pues por lo mismo que escribí anteriormente, he visto la necesidad de los que llegan nuevos con toda esta vorágine y me he dado a la tarea de ayudarlos sin pedir nada a cambio, pues todos hemos sido novatos alguna vez, y una mano amiga,una ayudadita siempre es bien recibida.

Debo confesar que me ha sorprendido muchísimo el que actualmente me sigan 5000 personas y lo agradezco enormemente. Unos se van y otros más llegan. Twitter puede ser un lugar difícil y no muchos lo entienden o asimilan, de ahí (supongo) la cantidad diaria de gente que sigue y deja de seguir y no hablo solamente de mi cuenta, hablo de lo que leo a diario entre las personas que sigo.

Pero eso no me preocupa. Sinceramente, y sin ganas de sonar pedante (o Diva, como dicen ahora) no me preocupa el que se va, me preocupa más si yo dejo de seguir a alguien que me interese leer, porque se que sus tweets son interesantes para mi y me sirven en algo. Afortunadamente el ego no me ha pegado con eso de tener seguidores como barajitas. El que quiera leereme bienvenido sea, el que no, pues hasta la vista baby, ya conseguirá alguien que se amolde a lo que busca. Eso es Twitter. Libertad. Eres libre de seguirme o no, así como lo soy yo.

Pensando en la cantidad de mis tweets debo decir que SI, me gusta Twittear, lo hago bastante y frecuentemente, siempre y cuando mis actividades me lo permitan. Eso molesta a aquellas personas que solo siguen a unos pocos y que ven su Timeline lleno de mis tweets. Nada que no se solucione con seguir a otros tantos. Ahora ¿Qué si compito por Twittear más? Eso es un gran y rotundo ¡NO!.

En juego, con la estimada @Adictisima le decía que la iba a alcanzar cuando ella tenía más tweets que yo, pero fue sólo eso, un juego. Además por cosas que no vienen al caso yo dejé de Twittear por más de un año, y es bastante tonto pensar en una competencia en ese estilo.

Me causa mucha risa una competencia infantil que se que alguien tiene para ser el primer twittero que tenga más tweets...¿Eso lo hace mejor? ¿Eso lo hace influyente? Estoy segura que no, pues yo puedo a diario twittear cualquier bobería SÓLO por estar en ese "preciado" primer lugar y sin embargo no ser más que un número sin importancia, no llegarle a la gente que me sigue.

De hecho, la cantidad de mis tweets ha bajado. Antes twitteaba cosas más personales y a medida que mis seguidores han crecido he ido cambiando eso por otro tipo de tweets.

No llevo el número exacto de tweets por día (medio absurdo sería). No pretendo llegar a colocarme en un "privilegiado" lugar para ser "celebridad" u obtener notoriedad. Yo sólo quiero Twittear, informar, expresarme, decir, escribir. Si eso hace que sean muchos tweets o que sean menos no es lo que me motiva o preocupa. Me motiva más saber que lo que escriba le llega a alguien, hace sonreír a alguien, le ayuda en algo. Pongo como ejemplo, mis #momentocuchi © que ha muchos les encantan, tanto como a mí, y que aunque sean una tontería me llenan de sonrisas el día.

No se si ha sido sólo en Venezuela este tipo de competencia por ver quién tiene más seguidores, quién twittea más, quién informa más, quién sigue a más personas, pero si he notado que se ha tergiversado un poco el uso de Twitter en ese aspecto y pues, dejando de luchar contra la conrriente, simplemente me limito a darle un buen uso a Twitter y que dure lo que tenga que durar. Mientras tanto Twittearé cuando pueda o quiera, y aunque dedique mis tweets (como a veces hago) eso no sigfinica que compito por eso, son simples y tontos detalles que no tienen relevancia o que al menos yo, no le doy mucha importancia.

Soy libre, por lo tanto Twittearé de esa forma las veces que sea y pueda, sin presiones, sin apuros, sin competencias, sin buscar reconocimientos, simplemente de la forma en la que entré aquí hace un tiempo, por el simple hecho de Twittear.

Así que se libre de Twittear cuando quieras y las veces que quieras. Habrá quiénes dejarán de seguirte y habrán los que comenzarán hacerlo. Tómate el Twitter de forma light en ese aspecto porque al fin y al cabo todos entramos en Twitter para decir algo, pero no siempre para ser leídos.  ;)

1 comentarios :

Ana Maria dijo...

Excelente!! Yo soy una de tus seguidoras y de verdad disfturo muchisimo cada una una de las cosas que escribes, saludos

Publicidad