Cuidado con lo que dices en tus redes

¿Hasta que punto es bueno colocar nuestra vida personal, y hasta profesional, en las redes sociales o blogs?

Para nadie es un secreto que nuestras vidas, y la de mucha gente, se han visto inundadas de lo que la tecnología ofrece, sobre todo en cuanto a las redes sociales y blogs se refiere. Pero estar al día en todo esto nos lleva a pensar qué tanto se debe y qué tanto no se debe compartir.

Tampoco es un secreto que la maldad y la inseguridad alrededor del mundo se ha incrementado por lo que es abismante como cada vez más aparecen redes de localización en donde puedes dejarte al descubierto en un solo click.

En Twitter decimos qué hacemos o dónde estamos o a dónde vamos.

En Facebook cuándo nos vamos de viaje, para dónde y por cuánto tiempo.


En ambos colocamos fotos que no sabemos a dónde irán a parar.


Ahora pónganse a pensar que todo eso lo lea gente que con mala intención se abre una cuenta allí para ver a quien "caza".

Ahora piensen en aquellos amigos que comentan lo que ustedes hacen y que lo oiga quien no debe y aproveche esa información con maldad.

¿Creen que no?

Saquen la cuenta de las veces que por culpa de la lengua de la señora de servicio han robado en casas y apartamentos.

Saquen la cuenta de cuánta gente lunática o fanática se puede dirigir a donde tu estés o vayas para "conocerte". Y no hablo de un twiteq.

Yo UNA SOLA VEZ, y hace tiempo, subí una foto mía en la playa. A las horas un primo me dijo que sus amigos del trabajo lo tenían loco para saber quién era yo (cualquiera cae) y acto seguido comencé a recibir pedidos de "amistad" de un gentío que yo no conocía. Enseguida quite la foto. ¿Qué pasó? Pues que pasó un amigo de mi primo por su escritorio justo cuando abría mi foto. Para ñapa dejó el Facebook abierto, lo demás ustedes lo pueden adivinar.

Ahora, si tu intención es esa, pues ni modo, es tu riesgo. La inocencia no es buena, sobre todo en este país.

No hace mucho estuve en un centro comercial y al salir de este hice mi check-in en Foursquare (nunca lo hago en el lugar). Acto seguido recibí un DM de alguien que me sigue, tanto en Twitter como en Foursquare, para decirme: "Ajá. ¿Paseandito por...?"
Casi me da un infarto. O sea, que acoso. Yo no le ando diciendo nada a los que sigo de donde están o qué hacen, para mi ESO es acoso. Y yo soy muy discreta para ponerme con esas. Obviamente, y con lo desconfiada que soy, no acepto todo el mundo, pero a veces uno se equivoca...

Piensa muy bien qué colocas en tu Facebook, MySpace, Hi5, Twitter, Fourquare, Blog.

Todo puede tornarse en tu contra en un acto inocente de exhibicionismo y "sociabilidad", y no todo termina bien...

Publicidad