Quemaron mi Ávila

Las imágenes que presencié ayer fueron devastadoras para mi, y estoy segura para cualquiera que ame a El Ávila como yo.

Sin duda alguna, al menos para mi, el incendio de ayer fué provocado por seres inescrupulosos que no tienen la mas mínima conciencia de que el Ávila es el que nos provée del poro aire puro que le queda a nuestra ciudad, Caracas.

3 diferentes focos y 30 hectáreas de daño.

El incendio llegó incluso a la vaguada de El Paraíso, La Piedra del Indio y Cabeza del Elefante.

Las llamas se extendieron hasta los 1.300 metros en el sector Cachimbo, en Sebucán. Unas 150 personas ayudaron y aún continúa la labor de refrescamiento.

Lamento no haber estado allí, como hace unos años... y la verdad desde mi último incencio no veía uno tan fuerte y rápido como este.

Increíblemente esta vez el gobierno al fin sacó los helicópteros para ayudar al refrescamiento. ¿Qué por qué increíblemente? pues porque siempre alegan el gran costo de la gasolina que usan estos artefactos para estos casos. O SEA, que se queme El Ávila que nosotros como país petrolero no tenemos para darnos esos lujos, pero en fin, al menos hoy por primera vez vi que se hizo conciencia en ese sentido.

A los desgraciados que quemaron y que queman el Ávila...ojalá se les quemen las manos!

5 comentarios :

Carilisve dijo...

¡Hola Curiosa!
¿Cómo están los ánimos?. ¿Mejorando?
Espero que si...

Quemaron el Avila de todos los caraqueños que queremos a esta ciudad y a su sultana.

Si fue intencional, a los desgraciados ojalá les dé una diarrea con hipo por un mes seguido, mínimo.

Para mi el Avila es mágico. Hace un tiempo atrás publique en mi bitácora, la descripción de los momentos vividos cuando nuestra hija subió por primera vez y con sus propios pies, hasta Sabas Nieves.

Por cierto, dejé en mi última entrada una historia sobre el Salto Angel.

Mariale divagando dijo...

Desde que dejé mi ciudad se me magnificaron los sentimientos hacia ella, al Avila lo amo casi con desesperación!
Sólo amándolo así, se puede entender el dolor que se siente al ver esas llamas!
Maldito sea todo desgraciado que atente contra nuestro pulmón!

Mariángel dijo...

Casualmente hace rato hablaba con una compañera de trabajo de este hecho, y la verdad que no me cabe en la cabezota que alguien le haga daño al Ávila, no entiendo que le pudo haber hecho "El Ávila" para ir contra el de esa forma y no sòlo en contra de la vegetación, de nustro oxígeno sino también a los seres que ahí habitan, al parecer fueron unos tipos, lo que dije fue "Ojalá se les queme el Cu....".

A ellos no les interesa, pero seguro cuando venga una catastrofe natural ahì los ves rezando como angelitos para que no les pase nada.. Bichos!!!

Saludos Curiosa!

jose montalvo dijo...

Es dificil entender las mentes retorcidas de los piromaniacos, pero viviendo, como estamos viviendo, en un ambiente donde lo retorcido es lo cotidiano, ya uno no se asombra de nada.

Gilberto dijo...

Me dió tristeza ver el cerro ardiendo. La verdad es increible que haya gente tan enferma como para incendiar el Avila. El pobre siempre se recuepra, pero cada vez a un ritmo mas lento.

Publicidad