El Ávila tuvo su Oso.

Tal vez pocos lo recuerden, pero el puesto de Guardaparques La Julia, en el Parque Nacional El Ávila, Caracas, tenía un Oso.

Si. Un oso. Un oso que lo cuidaba y protegía con su propia vida. Un oso que daba la bienvenida a todos los caminantes, turistas y excursionistas que pasaban por allí. Ese oso tenía nombre y se llamaba JOSÉ ACOSTA.



Para mi es muy difícil hacer este post sin soltar lágrimas de tristeza porque ese oso era como mi segundo papá...


José Acosta era un hombre fornido, de voz profunda y que daba miedo, al que conocí a mis 13 añitos y quien resultó ser amigo de mi papá en la marina, reencontrándose nuevamente en ese puesto de guardaparques (las vueltas de la vida, que le llaman).

No hubo excursionista que no tomara café hecho por sus propias manos (el mejor café que he probado) y al que José Acosta no aconsejara en su subida. Y si tenía que regañarlos lo hacía, no en vano era uno de los guardaparques más experimentados de la montaña.

Durante 10 años pasé mis fines de semana en La Julia. Entre rescate de heridos, buscar perdidos y apagar incendios. Mis amigos eran esos voluntarios, los inseparables perros de Acosta: Carlitos, Jorgito y Recogidito, la familia del oso que son hermanos para mi, y hasta los cunaguaros. Noches de dominó y café. Noches de asustar a los turistas que pernoctaban en el puesto (les hacíamos la típica broma de la sábana y la linterna jajajajaja)

En esos 10 años no querer a Acosta hubiera sido un pecado. Ese hombre nos enseñó el amor a la montaña, tanto como mi papá lo ha hecho desde que tengo uso de razón. El respeto que había que tenerle. Sus recovecos, los desastres ocurridos. Sus historias eran geniales, tan buenas como su café. No por nada llevaba casi 32 años allí.

De su mano, y desde la ventana de la casilla del puesto de guardaparques, pude ver por primera y única vez el gran venado de La Julia.

En fin que este oso, guió excursionistas, buscó heridos, muertos, perdidos, apagó incendios y dió su vida entera a esa montaña que tanto amó y enseñó a otros amar.

Sus hijos son mis hermanos hoy en día y lo digo con orgullo. La risa e incógnita de la gente cuando nos ve en la calle comparando el color de la piel nos hace reír, porque el color del amor, la amistad y lealtad es el mismo para nosotros.

Acosta dejó de ser el guardaparques de La Julia cuando su salud comenzó a resentirse, con todo y un implante de riñón,  y se trasladó al puesto de guardaparques de Galindo, en Terrazas del Ávila, a donde lo seguimos cada fin de semana también.

Una noche, de hace unos 15 años, la gripe mal curada se convirtió en una neumonía canalla que nos quitó su gran sonrisa, su amor incondicional, su regaño paterno, su café delicioso...

No puedo dejar de llorar al recordarlo, pero casi instantáneamente recuerdo su risa burlona diciéndome: "Buuu. Bobitaaaa" y empiezo a sonreír.

La razón de este post, además de el amor que siento por él, es porque cuando se quemaba La Julia y Cachimbo lo recordamos mucho. Lo que hubiera hecho, dicho y organizado. Las veces que cortamos el cortafuego, apagamos incendios y reforestamos. Lo que nos enseñó.

El amor se expresa de diferentes formas. Mi amor por el Ávila va un poquito más allá. Lo he extrañado estando en otras tierras, como muchos de los que me leen, pero para mi fue mi segunda casa por mucho tiempo y verlo arder fue como ver arder mi propia casa, la casa del oso.

Espero poder ayudar hacer algo nuevamente para que el Ávila se renueve y sea verde otra vez. Espero sentir la sonrisa del oso cuando estemos todos reforestando, ayudando, previniendo y cuidando a su Ávila querido.

Espero poder...

-------------------------------------------------------------------------

Estas fotos son de uno de los tantos artículos que le hacían. Este es de la Revista del Domingo 2001, con fecha 01 de Septiembre de 1985.


Dos de los muchachos del Grupo Voluntario La Julia (Douglas Ramos entre ellos. Q.E.P.D.)


Este otro artículo salió en The Daily Journal, con fecha 26 de Mayo de 1985.




Estos son 4 de los miembros del Grupo Voluntario La Julia. (De izquierda a derecha: Jesús Rodríguez, Alí Chávez, Italo Machado y, mi muy querido y extrañado amigo, Emilio Díaz (Que en paz descanse).
 

17 comentarios :

Edgar Diaz dijo...

Como no querer dejar mi huella en este noble y bello post publicado por la apreciada @Curiosa, pero despues de tan excelente articulo me quedo mudo, y solo puedo sentir alegria que hoy se haya dedicado este espacio para nuestro tan querido Guardaparques Jose Acosta!

Quien se digne de haber recorrido nuestra montaña El Avila, tuvo la oportunidad de conocerlo y sin lugar a dudas guardar un valioso amigo en su corazon y a la vez ejemplo de ciudadano de los que hoy dia necesitamos arduamente para contruir la Venezuela que todos deseamos!!!

Gracias @Curiosa!!!

Edgar Diaz

Anónimo dijo...

Estimados todos aquellos que tienes la posibilidad de leer este trabajo, yo como muchos recuerdo a este hombre "El Oso" que mas que amigo, padre, hermano, lo conoci por pertenecer al grupo de rescate La Julia, son tantos los momentos que recuerdo que este espacio es muy poco para describir tantos momentos, pero uno solo voy a recordar que en uno de sus ultimos años en vida le regale un chupon de cumple años. Solo quiero agradecer a @Curiosa por dedicar un pequeño espacio a tan gentil hombre, que en nuetras vidas que continuan no moriran. Recordaremos tus enseñanzas Jose, hasi como las de Emilio. Gracias Gracias

Jose Ramso

Curiosa dijo...

Gracias Edgar.

José Ramso, necesito comunicarme contigo. No se si me sigues en Twitter o si puedes dejarme un correo, que obviamente no publicaré, por esta misma vía.
Gracias.

Curiosa dijo...

José Ramos. Le daba las gracias a Edgar que es otro comentarista. Fui yo la que te pidió el correo. Si lo colocas en un comentario en el blog no lo publico y así me comunico contigo.
Gracias.

MariaRoyuela dijo...

Soy Maria Royuela de Urbina, Jose Acosta, fue mi padrino de matrimonio, tuve la oportunidad de pertenecer al grupo de rescate, ( por poco tiempo) pero hice hermosas amistades con todos los personajes publicados en este sitio, tengo una foto de sus últimos años en La Julia.
Soy la esposa de uno de los miembros mas viejos en el grupo.
La Julia "Andres Urbina" pero !Cuantas ganas tengo de saber de Duglas, Ali Clávez y de Italo Machado¡. Siento tanto lo de Emilio, Tengo tantos recuerdos....
Pedro Tenerias lo reemplazo, y ha cuidado el lugar; pero no es lo mismo, José Acosta tenia un carisma, y voluntad que nos hacia sentir como un gran equipo. Honor a su memoria y a los que se han ido después.

Curiosa dijo...

MariaRoyuela; imagínate yo sé quién eres tu. Algún día te diré quién soy yo jeje.
Douglas estuvo muy enfermo, con cáncer, y actualmente se está recuperando lentamente.
Alí está igualito de loco, aunque he hablado sólo por teléfono.
A Italo no lo vi más nunca,no fue santo de mi devoción jajaja.
Como no recordar con lágrimas en los ojos a ese Oso querido...uno se queda muda y tristona hasta que recuerdas su vocesota y risa y se te quita la tristeza.
Todo un amor de persona.
Un abrazo y saludos a Andrés. ;)

MariaRoyuela dijo...

Quisiera poder enviar mis saludos y los de Andres a Ali Chaves, tener como contactarlo con él.
También poder estar un poco mas cerca de Duglas en estos tiempos difíciles. GRACIAS
Conozco a todos sus hijos y llegue a tener buenas relaciones con 2 de ellas, pero perdí todo contacto con ellas. Que la memoria de "Jose Acosta" quede escrita en La Julia como un hombre que unió a un grupo de hombres y mujeres, con paciencia, dando ejemplo de trabajo, solidaridad, moral y amor por la naturaleza.

ppdopico dijo...

Que descripción tan real y sentida del Oso Acosta, el ambiente de esa época en el PGP La Julia era único e irrepetible. El Oso fue un factor determinante en la orientación de muchos jóvenes valiosos, que como Douglas se convirtió en un defensor incondicional del Parque. Convivi con Acosta dias con mucha gente en La Julia y días de lluvia seguida en los cuales no subia ni un alma. Siempre me recibió con esa sonrisa incondicional, natural y afable. Una de las virtudes que tenia José era que sabía oir, le prestaba atención a las personas mas allá de lo superficial. Yo soy José Dopico, tengo el Blog http://ppdopico.com "Semilla de Vida" y publiqué un post http://ppdopico.com/2012/10/25/caminar-entrenar-correr-de-noche/ que se refiere a las caminatas de noche, al referirme al Oso Acosta busqué información y me encontré con esta agradable sorpresa que linkeo. Muchas gracias

Lupita Curiosa Rivers dijo...

Hola José, claro que sé quién eres. Que gusto volver a saber de ti. que rico esos recuerdos de la lluvia, sin gente en La Julia, un buen café y la conversa del OSO.
Increíble como se le extraña. Eres un ser maravilloso. Te envío un abrazo.

Lupita Curiosa Rivers dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lupita Curiosa Rivers dijo...

Ahora el OSO está con Duglas, seguramenbte jugando dominó con Emilio Díaz. Hermosos recuerdos de gente que se quiere tanto.

Alejandro Vandendorpe dijo...

Hola mi nombre es Alejandro Vandendorpe, al igual que Douglas Ramos, fuí uno de los tantos jóvenes que en su momento pertenecieron de manera incondicional al HERMOSO staff del GRUPO DE RESCATE y CONSERVACION LA JULIA.. desde muy pequeño fuí acogido junto con mi hermano Dirk por ese abrazo fuerte y afable del OSO, de quien tenemos una deuda muy grande a su memoria por todos esos momentos únicos..... Un ABRAZO JULIANO para todos.-

Lupita Curiosa Rivers dijo...

Alejandro, que alegría saber de ti nuevamente. A Dirk y a ti los recuerdo un montón, el inalcanzable Dirk en los caminos del Ávila. El Oso los quería muchísimo. Y hoy siento que de una u otra forma nos está reuniendo.
Un abrazo grandote.

Maria Isabel Royuela Díaz dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Lupita Curiosa Rivers dijo...

Gracias por tu comentario María Isabel, recuerdo ese caso.
Como me pediste que no colocara tus datos, voy a colocar sólo el escrito restante para que los demás puedan leerlo:
"Hola Soy Maria Royuela de nuevo, triste por la Noticia de Duglas y contenta pues mi esposo Andres Urbina siempre me hablas de José Dopico y de los hermanos Vandendorte; además tengo recuerdos anegdoticos pues ellos eran los mas rápidos subiendo la montaña. En una ocasión Andres y yo regresabamos de un entrenamiendo al pico Naiguatá regresando por el Estribo Duarte y nos notificaron sobre un picado de culebra; Andres se fue a casa de Dir y los dos subieron a buscar a la victima, yo dejo casi mis pulmones para llegar a la Julia corriendo, y avisarle AL OSO y al equipo de rescate, estos salieron al rescate; Jose Acosta aviso por radio para enviar un elicoptero o una ambulancia al pie del estrivo; mientras tanto Jose Acosta y yo, estábamos con unos largavistas observando el rescate por el y fue muy gracioso, que Andrés llego primero, se monto al hombre encima y solo, lo bajo 1/4 del camino cuando Dir lo alcanzó y entre los dos lo llevaron al elipuerto, cuando resién estaba llegando el grupo de rescate.. quien se llevo los honores. Gracias a Dios hay ángeles silentes que salvan vidas.GRACIAS POR TENER ESTE ESPACIO MÁGICO DE ENCIENTROS. a mi me pueden ubicar por www.mariaroyuela.es.tl.. Me gustaria tambien decirle a Alí Chaves que aun conservo con cariño el saco de dormir que él me fabrico. me despido con cariño y respeto siempre."
Estuve tratando de conseguir la forma de contactar por Twitter o Facebook a José Dopico y a os hermanos Vandendorpe, pero no tuve éxito. Si tienen cuentas en Twitter o Facebook, muchachones, pueden dejarlas aquí, que yo sin publicarlas las tomo, los agrego y luego de las pasa a María Isabel.
Saludos para todos.

Lupita Curiosa Rivers dijo...

Este comentario lo coloco aquí sin el correo de Pedro para que no tenga problemas, pero si lo desean se los puedo facilitar via mensaje directo en mi página de Facebook. Pueden ubicarla en la parte de arriba de este post:

"Que alegria el saber de todos ustedes, los recuerdo muy bien uno a uno. De José Acosta hay mucho que contar, sus virtudes que fueron muchas, su forma tan agradable conque trataba a todo el que subía por primera vez a La Julia, el consabido cafecito ,el buen humor que siempre lo acompañaba y la amistad que profesaba a todos desde el momento que pisaban su querido territorio. Como dice José Ramos, faltaria espacio para escribir todo lo bello que fué nuestro Oso en vida. Un abrazo a todos de parte de Pedro. Recuerdos a José Dopico y a Pinochito"

Lupita Curiosa Rivers dijo...

Esta en mi página de Facebook, recordé que no está arriba, sino en la columna derecha: https://www.facebook.com/pages/Curiosa/191460654207698

Publicidad