Web 1.0, 2.0, 3.0 y más. Ellos opinan.

Dice w3c.es, que la Web Semántica es una web extendida, dotada de mayor significado en la que cualquier usuario en Internet podrá encontrar respuestas a sus preguntas de forma más rápida y sencilla gracias a una información mejor definida. Al dotar a la Web de más significado y, por lo tanto, de más semántica, se pueden obtener soluciones a problemas habituales en la búsqueda de información gracias a la utilización de una infraestructura común, mediante la cual, es posible compartir, procesar y transferir información de forma sencilla.

Según Wikipedia, La Web semántica o Web 3.0 es la "Web de los datos"... Se basa en la idea de añadir metadatos semánticos y ontológicos a la World Wide Web. Esas informaciones adicionales —que describen el contenido, el significado y la relación de los datos— se deben proporcionar de manera formal, para que así sea posible evaluarlas automáticamente por máquinas de procesamiento. El objetivo es mejorar Internet ampliando la interoperabilidad entre los sistemas informáticos usando "agentes inteligentes". Agentes inteligentes son programas en las computadoras que buscan información sin operadores humanos.
El precursor de la idea, Tim Berners-Lee, intentó desde el principio incluir información semántica en su creación, la World Wide Web, pero por diferentes causas no fue posible. Por ese motivo introdujo el concepto de semántica con la intención de recuperar dicha omisión.
La Web Semántica (o Web 3.0) es la nueva generación de la Web, por medio de la que se intenta realizar un filtrado de manera automática pero precisa de la información.

El término "Web 2.0" fue acuñado por Tim O’Reilly en 2004 para referirse a una segunda generación en la historia de la Web basada en comunidades de usuarios y servicios (redes sociales, blogs,etc.) y el intercambio de información entre los usuarios.

O´Reilly  considera que el concepto web 2.0, que él mismo acuñó para definir una web más dinámica y participativa, ha envejecido y quedado obsoleto para explicar una realidad tecnológica en la que se imponen la movilidad y la computación en la nube. Creo que la idea está obsoleta. Esa expresión fue propia de otro momento en el que se intentaba promover la idea de la web, los fallos de la era punto com, y creo que ha sido un éxito y ha creado mucho entusiasmo, pero lamentablemente ha envejecido. (abc.es/2011-11-22)

Nos dice nuevamente Wikipedia que la web 3.0 es un neologismo que se utiliza para describir la evolución del uso y la interacción en la red a través de diferentes caminos. Ello incluye, la transformación de la red en una base de datos, un movimiento hacia hacer los contenidos accesibles por múltiples aplicaciones non-browser, el empuje de las tecnologías de inteligencia artificial, la web semántica, la Web Geoespacial, o la Web 3D. Frecuentemente es utilizado por el mercado para promocionar las mejoras respecto a la Web 2.0.
El término Web 3.0 apareció por primera vez en 2006 en un artículo de Jeffrey Zeldman, crítico de la Web 2.0 y asociado a tecnologías como AJAX. Actualmente existe un debate considerable en torno a lo que significa Web 3.0, y cual es la definición acertada.

Podemos decir entonces que:

Web 1.0 : Personas conectándose a internet. La información era generada por los editores y periodistas. Comercio electrónico.

Web 2.0 : Contenidos generados por los usuarios de internet, ya no solamente por periodistas y editores, Interacción con marcas/prouctos y servicios. Prosumers.

Web 3.0 : Datos.

Pero leamos qué tienen que decir las siguientes personas, que a mi parecer, conocen bastante del tema:

- Antonio Jordana @ajordanah : Director-Editor del Grupo Primera Clase @PrimeraCl  @FutbolVe  @Beisbol_Ve  @Mercadopolis. Organizador de @SMTalkVEN. Director de contenidos en UNO360.

"El uso del término 2.0 es para mi una clasificación que marca diferencias respecto a la web en su etapa original, cuando los contenidos no eran generados por los usuarios. Fue una evolución natural que marcó diferencias entre lo que era y lo que es. El uso del término Web 3.0, 4.0 ó Sopotocientos.0 me parece totalmente aceptable siempre y cuando se utilice clasificar una web novedosa. ¿Cómo debe ser la Web 3.0? Personalmente no tengo la menor idea, pero los futurólogos dicen que la web evolucionará hacia conceptos realmente raros, desconocidos y difíciles de entender. Por ejemplo: “la convergencia del mundo virtual y físico” o “la generación de contenidos por computadoras en vez de humanos”. Sea lo sea que esas cosas signifiquen, si es diferente debe tener otro nombre.

Sin embargo, y lejos de las absurdas definiciones socialistas/comunistas de la web que algunos hacen por ahí, creo que el uso de términos clasificatorios en este lado del mundo casi siempre tienen un finalidad económica para decir "yo soy más que tu o yo te vendo un paquete Web 3.0 que incluye web semántica e inteligencia artificial" Eso ya forma parte del discurso de los charlatanes a los que ya estoy a acostumbrado a escuchar e ignorar."

- José Antonio Maldonado @jamaldo : Consultor en mercadeo, redes sociales y negocios, profesor de post grado. Con su propia firma venezolana especializada en Mercadeo 2.0, redes sociales, publicidad en línea, desarrollo estratégico de negocios y adiestramiento corporativo: @expoconsultores

"En mi opinión, los intentos de definir la Web 5.0 (por mencionar un número cualquiera) se inician desde el mismo día en que "se acepta"que hay una Web 4.0. En dos platos, siempre habrá un oportunista aspirante a gurú tratando de autopromoverse como el profeta del futuro y -para su gran pesar- logrando equivocarse con más fuerza que los demás. 

En todo caso, esos postulados "visionarios" son útiles en la medida que promueven la discusión que evalúa las alternativas que aparecen simultáneamente y le da forma al futuro.

Sobre las definiciones vigentes -convenciones a fin de cuentas- entiendo lo siguiente: 

La Web 1.0 fue la etapa en la que el webmaster era el cancerbero de la Red, el único con la capacidad de publicar contenidos aunque no fuera el autor. El usuario era un simple consumidor de contenidos y la "interactividad"se limitaba a decidir su ruta de navegación o responder a planillas de contacto. Las cosas sucedían EN los sitios Web.

La Web 2.0 es la etapa que vivimos hoy. El usuario participa no sólo con comentarios que enriquecen lo que el webmaster carga centralmente, sino aportando y publicando directamente contenidos generados de manera independiente e interactuando con otros usuarios. Las cosas suceden ALREDEDOR de los sitios Web.

La Web 3.0 es el futuro y, en su condición prospectiva, sólo nos asomamos, pero no lo conocemos. Hay quien habla de "la Web semántica", vislumbrando sistemas inteligentes capaces de entender voces, palabras y sutilezas paralingüísticas de tono, intensidad y otras variaciones de la voz y los idiomas... todo ello aplicable a comunicación personal y comercial.
En mi opinión, y muy a pesar de algunos sistemas que ya obedecen a instrucciones vocales, si ésa fuese la Web 3.0 las fallas recurrentes en la correcta interpretación del sarcasmo y la ironía por parte de las aplicaciones de "análisis de sentimiento" en las redes sociales son un claro indicador de que aún no hemos llegado allí."

- José Manuel Rodríguez Grille @JoseManueR : Emprendedor, consultor y docente. Parte del gran equipo de @Empleate

"Hablar hoy en día de Web 4.0 o 5.0, cuando aún estamos en plena explosión de la 2.0 y definiendo qué es 3.0, me parece un juego de mala ciencia ficción; así que procedo a obviar esos términos y concentrarme en los otros dos.

Después de haber vivido con sorpresa la maravilla de la primera Internet (la que mentaban la 1.0) que nos permitía acceder a un inmenso cúmulo de conocimiento generado por fuentes "organizadas" como empresas, instituciones públicas u otro tipo de instituciones, y que además nos permitió comunicarnos con la velocidad y facilidad del email; nos llegó casi de sorpresa la revolución de los medios sociales (la que O´Reilly bautizó como la 2.0).

Los primeros atisbos de lo que venía nos llegó con la explosión de los blogs, millones de personas en el mundo que comenzaron a dejar en Internet, sus conocimientos, sus opiniones, y ansiando a cambio, que los observadores dejarán de ser solo eso, y participaran dejando sus comentarios en cada artículo publicado, lo que a su vez fue generando cada vez más interacción y creación de contenidos, cada vez más relevantes e "inteligentes".

En paralelo, también vimos cómo se iban conformando comunidades virtuales, grupos de discusión, donde estas interacciones fluian aún con más intensidad.

Foros y blogs fueron el caldo de cultivo ideal para que surgieran las grandes redes sociales que hoy han transmutado por completo nuestra forma de vivir Internet. Facebook, Twitter, Linkedin, G+, Flickr, Instagram, Youtube, Foursquare, Tumblr y pare usted de contar, se han metido en nuestras vidas, copando de tal forma nuestro día a día, que prácticamente ya podemos decir que Internet SON las redes sociales.

Este nuevo mundo 2.0 se caracteriza por la descentralización / autogeneración de contenidos, y por una colaboración creciente, que nos está llevando a construir una "inteligencia colectiva" más evidente.

Se siente en el ambiente que estamos entrando en una nueva etapa (es lo que algunos están llamando la 3.0). Primero se pensaba que la Web 3.0 iba a llegar con el surgimiento de herramientas informáticas capaces de una mejor interpretación semántica de los contenidos, pero esta idea se está "haciendo de rogar" y no se ve que vayan surgiendo con fluidez, estas "nuevas" herramientas. En cambio, han llegado dos nuevas tendencias que están -de nuevo-, cambiando todo: la movilidad y la nube. Con ambas, ahora tenemos acceso al conocimiento directamente en nuestro bolsillo, y además, al permitir a las "máquinas" conocer qué hacemos, cómo lo hacemos, qué preferimos, con quién lo hacemos, se está generando una enorme cantidad de nuevos servicios colaborativos que aumentan nuestro bienestar. Los ejemplos abundan: sistemas que permiten identificar y redirigir el tráfico vehicular, compras colaborativas geoposicionadas, sistemas de vigilancia y seguridad, etc.

Si a lo anterior añadimos que cada día hay más objetos conectados e interactuando por Internet, pareciera que estamos a punto de ver cómo los semáforos comenzarán a responder a la información recopilada colectivamente por los transportistas, cómo nuestras casas decidirán qué tipo de música preferiríamos escuchar dependiendo del tipo de noticias que previamente recibimos, etc.

Al final, me parece que es difícil visualizar etapas cuando uno está dentro del flujo y que por supuesto, definir una etapa no deja de ser un ejercicio subjetivo dado que vivimos en un continuo en pleno proceso de transformación. En el futuro, quizás se defina que lo que vivimos hoy ya es la web 3.0, o quizás se diga que será a partir del 2015, después del surgimiento de X servicio.

Mientras, sigamos surfeando."

***************************************************************

¿Cuál es tu opinión sobre la web? ¿Difieres de estas opiniones? ¿Estás de acuerdo?

...

9 comentarios :

Yimmi Castillo dijo...

Acudiendo tarde a la convocatoria de Curiosa, debo confesar que me siento en ventaja al poder leer primero las opiniones de mis "colegas" digitales, lo que sin duda influirá en la mía.

Estoy de acuerdo en casi todo lo que dicen Antonios y los Josés, y debo confesar que me agrada su actitud de no querer adentrarse en la futurología, y más bien alertar sobre el uso indebido de los términos "puntocero" por parte de charlatanes y vendedores de humo. Dicho esto, paso a completar la idea citando un par de textos:

El primero es mío, publicado hace poco en Techpuntocero y titulado "La Fulana Web 2.0" en la que precisamente hablo de este tema.

El segundo, es un texto que de hecho cito en mi artículo, titulado "La Web 2.0 no existe" con el cual concuerdo casi totalmente.

En ambos artículos, la idea principal es que la Web es social, siempre lo fue y siempre lo será, por lo tanto, colocarlo un "dospuntocero" a la Web que conocemos hoy en día es insuficiente e incorrecto. No se trata de una aplicación nueva para la Web, sino de una funcionalidad que en principio, y viciados de massmedia, no atinamos a descubrir. La "Web 1.0" es la Web de hoy, tecnológicamente hablando, pudiendo tal vez colocársele un "1.0.1" debido a la inclusión del XHTML en el lenguaje de programación, pero hasta allí, punto, se acabó.

Probablemnte cuando hablamos de funcionalidades semánticas, pudiésemos hablar de una evolución tecnológica de Internet que sí merecería llamarse "2.0", pero como bien dice @jamaldo, es algo que se está haciendo rogar y no termina de llegar, como si llegó y avanza la Web OS, por ejemplo, dando los pininos de un verdadero Sistema Operativo Web, que en su momento llegó a bautizarse como "Web 4.0". Pero ¿entonces llegó la 4.0 antes que la 3.0? Ese es el peligro de querer vender los pollos cuando todavía la gallina no ha puesto.

Lo mismo ocurre con el Marketing Digital. El Marketing siempre fue el mismo, pero las herramientas (los medios de comunicación sobre todo) eran insuficientes para aplicarlo tal como estuvo definido desde el comienzo. Hablar de Marketing 2.0 (o loquesea.cero) sirve para desmarcarse de la prehistoria del Mercadeo, pero no sirve para inventar algo que ya está definido desde hace años: la segmentación de mercados en base a necesidades específicas de los individuos que se deben satisfacer mediante el intercambio de bienes/servicios.

Yo creo que en el futuro, los que manejen el mundo de las comunicaciones va a ver las cosas que hicimos, sobre todo los nombres que les pusimos, y se van a cagar de la risa. Sobre todo de cómo ciertos charlatanes.puntocero tuvieron cabida en nuestro mundo. Me parece inteligente de parte de Antonio ignorarlos; yo trato infructuosamente de hacerlo.

El término "Web 2.0" nos sirvió en su momento para evangelizar a los practicantes de la era de las comunicaciones prehistóricas. Hoy el término solo sirve para vender humo. No había terminado de decir O'Really que el término estaba obsoleto, cuando los gurús empezaron a inventarse hasta una "Web al cuadrado"

Conclusión: hay que exacrar los términos charlatanes de nuestro lenguaje.

Guillermo dijo...

Muy bueno y oportuno el artículo, especialmente con los comentarios de "los antonios y el jose", como dice Yimmi.
Igualmente, me resulta interesantísimo eso de acuñar términos y nomenclaturas para algo que está en pleno desarrollo y explosión, especialmente porque cuando en unos años a esto se le de un nombre, va a distar muchísimo del que le dimos "nosotros" en nuestro tiempo.

En el siglo XVIII se utilizaba el término "Neoclasicismo" para denominar peyorativamente al movimiento estético que reflejaba los principios de la ilustración, pero podemos estar seguros de que en ese momento los que desarrollaban sus obras lo llamaban "el movimiento intelectual del siglo de las luces", y aun el mismo término "neoclásico" suena como algo genial...hoy, varios siglos después y viéndolo desde otra perspectiva. (Nosotros hasta le colocábamos nombres divertidos a nuestros cargos, como "Social Media Ninja Master", en una obvia burla al "establishment" de "ecspers" que aparecía y sigue apareciendo por doquier. Inclusive el nombre de nuestra empresa, Dospuntouno, y el logo, que nació de la reinterpretación de una obra cinética que representa el cambio y el movimiento permanente, son parte de nuestra opinión al respecto).

Para darle un nombre final, hay que esperar que evolucione, pero en el camino podemos concentrarnos en lo mas importante, que ya mencionaron mis amigos por aqui: el contenido, la forma como se genera ese contenido, y como nos relacionamos gracias a ese contenido. A mi me llama la atención mucho mas la contextualidad que la semántica en este caso, el contenido que es "context generated", y que si bien es aportado por personas y máquinas, (no por mesas de redacción y empresas), aparece y se ofrece según se necesite, donde se necesite, en mayor o menor medida generado por el contexto en donde lo estemos necesitando (lo sepamos o no).

Marcus dijo...

Complementando la opinión de José Manuel, yo diría que con la llegada de la movilidad y la nube, la web 2.0 evoluciono y lanzo, por decirlo de alguna manera, un nuevo "release" llamado web 2.5.

Lupita Rivers dijo...

Gracias por sus excelentes comentarios.
Yo con todo lo que he aprendido de ustedes y lo que he leído juego un poco al decir "Mi vida 1.0 y la 2.0", sin embargo, a la hora de hablar en serio, prefiero referirme a lo online y offline.
Hay una cantidad enorme, como ya sabemos, de vende humos, y mucha gente con hambre de aprender todo esto que caen en sus garras y quedan convencidos de todas sus patrañas.
Me gusta el término de "Web Social" que dice Yimmi, creo que es lo más acertado hasta ahora, no tanto para acuñar un nombre sino para darle definición mientras la historia decide el resto, como bien explicó Guillermo.
Marcus, no concuerdo contigo, justo por todo lo que Yimmi y Guillermo expusieron anteriormente.

Iván Niño dijo...

Saludos a todos, por mi pésima memoria unida a las múltiples tareas del fin de año, llego tarde a dar mi opinión, me disculpo con nuestra amiga Curiosa y el resto de los participantes por ello, este tema tiene para mi dos puntos importantes a destacar: el 1ero. de ellos que el propio O'Reilly no sólo acuñó el término en 2.004 sino que en 2.011 se dedicó a predicar su caducidad durante las jornadas de la V edición del Foro Internacional de los Contenidos Digitales (FICOD) en ese sentido, no hay que olvidar que nada más conveniente para O'Reilly que hacer un update del término y editar libros bajo la premisa 3.0, pero bueno ya hace rato que la WEB dejó de ser solamente un espacio de amor al arte y en ella y a través de ella los negocios están presentes. Por otra parte los términos existen en la medida que se hace necesario un mapa del territorio, un etiquetado que permita la identificación de las cosas, lo mismo ha sucedido, por ejemplo, con los géneros musicales, y para muestra de ello la música electrónica tiene un panorama inmenso de "variantes" (techno, trance, lounge, eurobeat, electro, etc. etc.) aunque tales excesos terminen más bien entorpeciendo las cosas, lo mismo ocurre con la WEB, como menciona Yimmi en su comentario, lo que me recuerda el famoso debate entre la modernidad, la posmodernidad y la ahora llamada ultramodernidad, siempre habrá una necesidad inherente al hombre de dar término o denominación al "estado actual de las cosas", aquello que pretende definir la época en la cual se desarrolla en términos de una idea. En lo personal, creo que sin duda, si existe un inciso en la dinámica de la WEB, no interactuamos de la misma manera como lo hacíamos hace unos pocos años, no se si fuese ideal el término acuñado por O'Really, pero se popularizó y tuvo (y tiene) su contribución a la historia del desarrollo WEB, ahora se nos habla de la nueva WEB semántica, pero coincido plenamente con Curiosa cuando señala que ni siquiera terminó de nacer cuando ya hay quienes hablan de 4.0 y 5.0, basadas en la movilidad y la nube, para mi, en todo caso esos términos ahora más bien refieren a medios/canales tecnológicos, no al territorio, en fin, concluyendo, creo que el hecho que nos desenvolvamos en ella cotidianamente nos hace ver esos procesos evolutivos como naturales, sólo cuando nos sentamos a mirar atrás y ver hasta donde hemos llegado y para donde nos están llevando (SOPA y SINDE pueden causar efectos adversos) es que notamos los cambios, que por muy naturales que nos parezcan a nosotros, por muy incómoda que nos parezca su terminología, se explica de algún modo, pero la simplicidad perdida es añorada.

José Germán dijo...

Un placer leer este post, las visiones de los colaboradores y los comentarios de todos, de verdad todo un lujo. Felicidades Curiosa por crear este espacio. :)

Como Ivan, mi pésima memoria falló y llego un poco tarde para darles mi opinión, que está un poco marcada por las tecnologías detrás de las "1.0, 2.0, 3.0 y para usted de contar".

Se acuña el término 2.0 a la web (2004), para poder describir y englobar el cambio en la manera como interactuamos con los sitios y páginas web. Los usuarios tienen el poder del contenido: los blogs, sitios en Internet con los cuales puedes interactuar, compartir contenido e interfaces mas rápidas, son posibles gracias a un grupo de tecnologías detrás de todos estos cambios: AJAX en primera instancia.

En lo personal, creo que la Web actualmente vive en un estado beta constante. Con cambios que se viven, casi que diariamente y los motivos de ponerle nombres a ciertas etapas derivan de la necesidad de que en cada una de ellas se defina su aporte al conjunto global.

La web semántica (3.0) (sistemas que "en teoría" serían capaces de organizar datos generados por humanos) apenas se esta desarrollando y no necesariamente porque alguien la haya llamado así, el mismo sistema está evolucionando y su maduración dependerá, sin duda alguna, de la tecnología detrás ella.

Actualmente los datos que deberán procesar las máquinas los estamos generando diariamente en las redes sociales y blogs: rutas que tomamos al trabajo, las comidas que comentamos, los comentarios sobre marcas, las quejas por twitter, etc. El contenido ya se está colgando en Internet y ahora existe la necesidad de ordenarlo y jerarquizarlo para que los sistemas sean capaces de darnos recomendaciones o "suponer" alguna acción de los usuarios basados en dicha data. Les comento esto, para poner sobre la mesa, nuevamente, la evolución misma. De no tener tantos datos generados diariamente, ¿Hubiese sido necesario "crear una web 3.0"?

Somos parte de la evolución y los términos que algunos usan para definir los cambios, son sólo eso "términos". En un futuro, quizás no muy lejano, ocurrirá tal como dice Guillermo: en algunos años esos nombres "van a distar muchísimo del que le dimos nosotros en nuestro tiempo".

Somos parte de la evolución y la estamos escribiendo.

Carlos Jesus Lander dijo...

¡Saludos a todos y Feliz 2012!

El tema es muy interesante y oportuno. A continuación expongo mi punto de vista al respecto:

Desde sus comienzos la web ha tenido como objetivo permitir el intercambio de información de manera compatible y por ello es creado el protocolo de transferencia HTTP y el lenguaje de marcado HTML, es así como Sir. John "Tim" Berners-Lee hace sus aportes y crea la World Wide Web.

Basado en mi experiencia como desarrollador web, pienso que debemos ocuparnos en hacer que la web cumpla su objetivo de proporcionar información compatible, garantizando la Interoperabiliad y Accesibilidad de los documentos que ponemos en internet. Debemos preocuparnos menos por los ya famosos y desgastados “2.0”, “3.0”, “x.0”. Lo que hemos experimentado es una evolución de la tecnología, y con ello, una evolución del uso de la tecnología, desde los antiguos sitios web creados solo mediante documentos HTML y “estáticos”, luego se incorporan las base de datos y los portales comienzan a ganar "dinamismo"; hasta llegar a lo que actualmente se conoce comercialmente como “Web 2.0”; término que viene a hacer referencia a una forma distinta de usar la web, sin embargo, los sistemas de información web siguen teniendo estructuras que podemos dividir en 3 capas fundamentales: Interfaz de Usuario, Lógica del Negocio y Base de Datos, y dicha estructura ya existía antes del término “Web2.0”.

Una vez dicho esto, quiero expresar mi coincidencia con quienes han colaborado en el artículo y han restado importancia a estos adjetivos “puntocero” (como bien dice Yimmi). Personalmente, me parece muy gracioso encontrar a supuestos “gurú” de la web, hablando abiertamente sobre la web y pronunciando estos términos “x.0” y cuando analizas los sitios que promueven, no cumplen con los Estándares Web del W3C y mucho menos, con las Guías de Accesibilidad de Contenidos (Web Content Accessibility Guidelines WCAG). Estándares que garantizan la correcta interpretación de los documentos web, independientemente de las limitaciones físicas y/o técnicas que pueda tener el visitante de nuestro sitio, y además, abonan Interoperabilidad e Indexabilidad.

¿Sobre el futuro de la web? Mucho se habla de la web semántica, y sí, la web semántica es una realidad, pero no futura, la web semántica ha estado presente desde hace ya tiempo, ahora bien, recientemente se está trabajando con microformatos estandarizados que sin lugar a dudas, van a hacer un aporte significativo en la continua evolución de la web. Sin embargo, creo que nadie puede predecir el futuro de la web, lo que si podemos hacer es trabajar para que este mundo virtual sea cada vez mejor y todos podamos sacar el mayor provecho.

A propósito de este tema comparto un par de contenidos bien interesantes en el que podemos conocer la opinión de Sir. John "Tim" Berners-Lee:
http://www.ted.com/talks/tim_berners_lee_on_the_next_web.html
http://www.ibm.com/developerworks/podcast/dwi/cm-int082206txt.html

Lupita Rivers dijo...

Iván, José Germán, Carlos, excelentes sus comentarios, y muy acertados. Gracias por compartirlos.

Yimmi Castillo dijo...

El comentario de Carlos es priceless!

Publicidad