Así buscan el talento laboral en las redes sociales


Existen muchos casos de personas que han sido despedidas de sus trabajos por lo que colocan en las redes sociales, ya sea porque infringieron alguna ley de ese recinto o porque a la empresa le parezca que la actualización vaya en contra de su política laboral.

Algunos casos deben ser analizados con lupas, pues una persona debe ser libre de expresarse donde quiera, con sus límites de valores, claro está.

Muchas personas tienen cuentas en redes sociales y las usan poco por miedo a que lo que allí digan sea tomado en su contra a nivel laboral. Y es que un simple: "Hoy el día por aquí ha sido un total fastidio, quisiera estar en mi casa durmiendo" puede ser una actualización sin sentido y sin ofensa, pero la empresa puede tomarselo a modo personal, aunque no debiera. Vamos, hasta el presidente de una empresa tiene días así.

Hace tiempo escribí un post sobre si es sensato decir o no que se lleva una cuenta en las redes sociales: Community Manager. Decirlo o no decirlo. Es una elección personal, pero estoy segura que más de uno lo ha pensando varias veces.

Los caza talentos o los reclutadores cada vez se abocan más a las redes sociales en busca de ese personal que necesitan. En este sentido, cuando lo piensas concienzudamente, da escalosfríos pensar en todas esas tonterías que decimos para desahogarnos, ¿verdad?

Teniendo en cuenta que Facebook tiene 1.060 millones de usuarios activos al mes, Twitter cuenta con 500 millones, LinkedIn con 200 millones, Instagram tiene 90 millones y Pinterest 10 millones, entendemos que algo encontrarán y si quieres ser conseguido fácilmente debes destacar, y bien.  

Yo no les voy a decir que pretendan ser lo que no son. Los reclutadores y empresas deben entender que somos seres humanos, que tenemos una vida fuera de los horarios laborales y sentmos y padecemos como ellos. Muchos lo expresan en las redes sociales, ya sea de mejor o peor forma,  pero eso no hace que su trabajo sea deplorable. Creo que los extremos no son buenos en ningún caso.

Ahora, mantener una buena imagen siempre es bueno, que tampoco hay que pensar que se puede decir de todo y esperar sentados a que lluevan las opciones de trabajo.

Pule tus perfiles y di en qué te destacas, si tu intención es que estos reclutadores te encuentren. En muchos casos, sin buscarlo, las buenas proposiciones de trabajo llegan.

Escoge el canal, la forma y la manera. Nunca sabrás quién te está leyendo...







Publicidad