No eres libre. Tu teléfono celular te controla


Debo confesar que he estado preocupada últimamente por aquello de los teléfonos celulares y cómo la gente no puede vivir sin ellos.

La tecnología nos ha acerdado a personas que tenemos en otros países, nos permiten mostrarles lo que hacemos y ver lo que ellos hacen. Acercan las distancias y eso es bueno. Siempre doy gracias por esto. PERO ... ¿qué pasa cuando la gente no sabe tomarse descansos del celular?

En estos días desde mi ventana conté en 5 minutos 8 motorizados que iban chateando mientras manejaban. En ese mismo tiempo 5 conductores de carro chateaban y manejaban.



¿Y la nueva moda de los taxistas que manejan chateando?

¡Una locura! No, más allá de locura, es ¡una insensatez!.

Las autoridades indican que los accidentes por "textear" y manejar son cada vez más frecuentes e incluso más peligrosos que quedarse dormido tras el volante. ¡Uf!

Y dígame en la calle. Con la inseguridad que hay en este país la gente camina por las calles chateando o esperan el carrito como si nada. A ellos nunca los van a robar. AhOk.jpg




En los gimnasios las personas no pueden dejar de ver sus celulares, es como si ellos los controlaran. Tienes que esperar que ellos escriban o lean para que comiencen su rutina y tú puedas usar la máquina.

Los dejan tirados en cualquier parte y si alguien por casualidad los tropieza les dicen que si están ciegos. (Al mejor estilo de "Bienvenidos" provoca responderles: Es que aún no me acostumbro a que los celulares caminan)

 Ni yo que trabajo con el mio soy así de insensata ni dejo que el celular me controle.

Si voy a comer, el teléfono se queda en donde trabajo. Es más, cuando hacemos algo rico de comida es mi familia la que dice: Busca el teléfono y toma una foto.

Si estoy entrenando, mi teléfono está guardado. Eventualmente me aparto para revisar alguna mención de trabajo, pero no lo reviso si estoy compartiendo una máquina, si estoy corriendo, si estoy en spinning o en la bici estática, tampoco si estoy en la calle o voy en el carro.

He visto gente que se ha caído de la bicicleta o tropezado en la caminadora por estar chateando o hablando por teléfono mientras estaban en esas máquinas.

¡Suéllllllllllllllltalo!

Y decimos que vivimos en un mundo libre, que somos somos libres. ¡JA!

Aquí en Venezuela la inseguridad te mantiene en estado de sitio, así que si te la quieres dar de rebelde y sacar el celular en la calle tu libertad terminará en el momento en que te lo arrebaten (y si no te golpean o te dan un tiro, da gracias a Dios).

Segundo, vivimos enchufados, pero no, no políticamente, sino buscando o pegados a un enchufe con eso de que la batería del celular no dura mucho.

Tercero, siento decirte que si estás dentro de todo lo que nombré desde el principio del post eres un esclavo de tu teléfono. ¡Tu teléfono te controla! ¡No eres libre!

Yo confieso que disfruto de mis momentos de desconexión. Leer un buen libro, escuchar música, halar con la gente que quiero (a menos que la cosa se ponga fastidiosa o pase algo en el país) y si voy a entrenar sólo lo reviso antes y después de terminado el entrenamiento.

En verdad es preocupante la gente que no sabe despegarse, alejarse, desconectarse un rato. Se caen, se tropiezan, llenan el celular de salsa de tomate, de cerveza, de arena de la playa, se les cae, se rompe y ahí siguen "conectados con la gente" y desconectados de ellos mismos y lo que los rodea.

No se dejen. ¡Vivan!


1 comentarios :

jose manuel dijo...

I am totally agree with the blogger said on this post. It is true that you don't control your cellphone while it controls you that is not good thing.

telefono orange

Publicidad